Un almuerzo de altura


Una de las fotografías más reproducidas en la historia es la titulada”Lunch atop a Skyscraper” (Almorzando en lo alto de un rascacielos). Esta popular fotografía fue tomada por el fotógrafo estadounidense Charlie Clyde Ebbets. Fue parte de un reportaje que realizó para denunciar las precarias condiciones de seguridad que tenían los obreros de los rascacielos que se estaban construyendo en la zona del Rockefeller Center de Nueva York en los años 30.

La imagen fue tomada el 29 de septiembre de 1932 y no se publicó hasta el 2 de octubre en un suplemento de fotografía del diario New York Herald Tribune. La contrucción que estaban llevando a cabo estos obreros es la del edificio GE Building de 259 metros de altura y 70 pisos, hoy en día es el séptimo más alto de la ciudad.

Se comenta que la mayoría de los obreros que contruyeron los rascacielos de la ciudad norteamericana por aquellos años fueron indios americanos, los conocidos como Mohawk. Esto se debe a su gran equilibrio, preparación y costumbre, hecho que les hace moverse tranquilamente en alturas extremas sin un árnes que les pudiera salvar el pellejo en caso de un descuido.

Sin embargo, como todas las fotografías famosas es dudosa la identidad de su autor. No se confirmó que el fotógrafo fuese Ebbets hasta el reciente 2003 cuando su hija menor reconoció la fotografía diciendo que recordaba haberla visto en su infancia. Rebuscó entre los trabajos de su padre hasta que encontró una copia del artículo que se publicó en su día citando a “un intrépido fotográfo, que arriesgaba su vida en una viga de 16 cm de ancho a 69 pisos del suelo”. Junto a la noticia había una factura de trabajo en la que indicaba que cobraba 1.5$ dolares la hora. También había un negativo de cristal que mostraba a Ebbets en una viga del rascacielos con su cámara.

En estos momentos la fotografía pertenece a Corbis, una compañía de Bill Gates. Anteriormente, estuvo en poder del archivo Bettman, una colección de más de 11 millones de imágenes.

Lo más probable es que la ilustración sea un posado, en parte es lógico, no creo que estos once obreros tuvieran por costumbre sentarse en una viga en el piso 69 donde un estornudo de cualquiera de ellos podía hacer balancear el asiento peligrosamente. Pero este hecho no le quita vértigo a la imagen, aunque el encuadre tomado puede llevar a engaños, ya que no se ve lo que hay dejabo de los trabajadores, quizás hubiera suelo firme a escasos metros.

Después de tantos años, estos obreros han quedado hasta la posteridad gracias al fotógrafo Ebbets y porque hay una estatua en la ciudad que representa la imagen del fotógrafo estadounidense.

Os dejo con más fotografías del reportaje que no tienen desperdicio:

Una reproducción de la fotografía hecha con los muñecos de lego:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s