Quiero pensar que es real


Hoy en día, a 12 de abril del 2010, sigue siendo noticia una fotografía sacada el 5 de septiembre de 1936. La polémica aún esta caliente sobre el tema de la fotografía de Robert Capa titulada “La muerte de un miliciano”. ¿Real? ¿O un montaje?

Para todos es conocido las hazañas del corresponsal gráfico de guerra Ernest Andrei Friedmann y Gerda Taro, ambos se escondieron bajo el seudónimo de Robert Capa. Inventaron ser un fotógrafo estadounidense de prestigio para poder vender sus imágenes de guerra a un precio más elevado. Ellos consiguieron imágenes memorables de actos bélicos como la II Guerra Mundial o el desembarco de Normandía. Sin embargo, llegaron a su momento más alto en la Guerra Civil española, ahí fue donde cogieron su fama mundial para después vivir de ese oficio. Hay que añadir que esta guerra terminó con la vida de Gerda Taro, a parte de socia en el proyecto de Robert Capa también era la compañera sentimental de Andrei.

El personaje que aparece en la fotografía es Federico Borrell García, un miliciano anarquista de Alcoy perteneciente a las filas de la CNT. Esta fotografiado justamente en el momento en el que una bala enemiga atraviesa su corazón acabando con su vida. Era la primera vez que se captaba en una fotografía la muerte de una persona y espero que haya sido la última. Fue en el instante decisivo.

A la hora de revelar las fotografías Robert Capa se dio cuenta de lo que había capturado y la publicó en la revista Vu el 23 de septiembre. Rápidamente, la imagen, se convirtió en un icono de la Guerra Civil para el bando republicano. Sin embargo, esta foto sólo le trajo quebraderos de cabeza a su autor, ya que se sentía responsable de la muerte del miliciano. En seguida fue puesta en duda su veracidad debido a que esa tarde en el lugar en el que acontecieron los hechos en Cerro Muriano, Córdoba, se estuvieron realizando unos simulacros a petición del mismo Robert Capa, en un momento de alto el fuego entre ambos bandos.

Saco este tema otra vez a la luz porque recientemente he leído el libro “El Fotógrafo y La Muerte” escrito por Antonio López Alonso que trata sobre la veracidad de la imagen basándose en una investigación personal de él mismo. A día de hoy todavía no se puede afirmar a ciencia cierta que la fotografía sea real.

Por aquellos años los corresponsales de guerra realizaban montajes bélicos para aumentar el valor de su fotografía a la hora de venderla para su publicación. Esas artimañas se basaban en sacar la foto con un poco de movimiento o encuadrando mal, dando a entender que en el momento del disparo de la cámara había una situación de riesgo para su integridad física.


Además de esto Robert Capa era un fotógrafo que tenía fama de que sacar las fotografías perfectas, nunca cortaba un brazo, siempre estaban nítidas, el encuadre era inmejorable. Sin embargo, la imagen “La muerte de un miliciano” esta un poco movida y corta un poco la culata que lleva en la mano el personaje. Esa es una de las razones por las que se pone en duda.

En mi opinión personal, quiero pensar que es real, que no hayamos sido engañados durante tanto tiempo. Es una imagen prácticamente imposible, irrepetible, pero las casualidades existen y esta fotografía puede ser una de ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s